Posts Tagged ‘libros’

El lugar donde se alojan los libros

24 noviembre 2009

Hay un hotel en Madrid que cierra al anochecer y que acoge a una curiosa tipología de huéspedes: los libros. Es el Hotel Kafka, situado en el histórico 104 de Hortaleza. Un nuevo concepto de librería y espacio literario donde acercarse a estos delicados ‘huéspedes’.

Recepción del 'Hotel'

En este curioso rincón de Madrid, se comparte una teoría que se ha convertido en máxima: el escritor se hace, no nace. Lo que nace es el talento que luego cada cual podrá o no aprovechar. Así lo defienden los miembros de su experimentado claustro. Sin embargo, hay muchos autores que no sostienen esta visión. Seguramente, el suramericano Geovanny Ábrego no pisaría sus aulas.

Al llegar a este espacio se percibe que no se trata de una librería al uso. Desde que el Hotel Kafka abrió sus puertas en 2007 ha buscado las formas de acercar un tipo de literatura de calidad desconocida para el gran público. “No se trata de literatura de grandes monstruos que crean una obra inmortal […] sino de obras que merecen ser leídas”, afirma el escritor Rafael Reig. Nada más entrar, se llega a la recepción del ‘Hotel’, donde le ayudan a uno a encontrar la habitación (léase estante) en donde duerme cada huésped (léase libro) a la espera de un visitante (léase lector). En ese momento uno se da cuenta del concepto que han desarrollado en el Kafka.

Vídeo 4:54

Como nos indica su creador, Eduardo Vilas, el Kafka no es sólo un espacio donde hojear y comprar libros. También se puede aprender a hacerlos de la mano de sus profesores, que imparten clases sobre el género en que cada uno de ellos trabaja. Así, Rafael Reig ayuda a los ‘escritores’ con el naciente true crime; Jordi Doce los educa en el arte de componer poesía… Así, se ha terminado por abarcar también el cine, la música y la creación publicitaria con un sinfín de cursos. Todo sea dicho, las tarifas de inscripción no tienen los precios populares que uno podría esperar de la iniciativa. De cualquier manera, los alumnos parecen terminar su formación satisfechos. Este es el caso de Pablo Pascual:

Vídeo 1:07

Algunos en el Kafka se plantean hacer de la literatura su profesión, otros esperan poder mejorar sus capacidades comunicativas, otros sólo curiosean. En cualquier caso, visitar el Kafka es plantearse retos o, al menos, buscar un lugar tranquilo para los sueños del escritor y del lector, nunca es terapia de grupo (vídeo 5:13).

Sala de formación del Kafka

De otra parte, el Kafka, como buen ‘Hotel’ también celebra eventos culturales de todo tipo; muchos de ellos en colaboración con el espacio “Ámbito cultural” de El Corte Inglés. Ayer mismo, tuvo lugar la presentación de los ganadores del Premio Ateneo de Sevilla 2009 en el Kafka. Uno de los agraciados, Andrés Pérez Domínguez, nos invitaba al acto en su bitácora.

Este ‘Hotel’ sigue su andadura en la capital con aspiración de acoger cada vez a más personas que quieran adentrarse en la literatura. Para ello, en varias ocasiones ha sacado sus libros fuera de las paredes de Hortaleza para tertulias populares y grandes actos como los de la Noche en Blanco. Otra prueba de estos pequeños pasos es su más reciente  y tímida apuesta por su presencia en la Red. De este modo ha acogido ya varios encuentros con bloggers. Lo cierto es que en este ámbito se trabaja más en el entorno publicitario que en el de la creación literaria, reservada de momento a técnicas más tradionales donde los profesores -y gran parte del alumnando- se sienten más cómodos. Sin embargo, el Kafka cuenta con blog propio, perfil del ‘Hotel’ en Facebook y espacio wiki. Aunque una vez más, parece que la pasión por los libros debe aún extenderse a su descuidada revista digital.

Placa // Streetview

Esta modernidad del espacio crea un maridaje de curioso resultado con lo histórico del local, pues en este mismo edificio de la calle Hortaleza se situó la editorial “Obras de Pérez Galdós” en 1897. Aquí se imprimieron obras como “Doña Perfecta” y “El Abuelo” entre otras del propio  Galdós. Quizá sea una evocación a este pasado lo que se echa en falta en el ‘Hotel’, más allá de la placa de la entrada y el retrato del histórico autor en el lobby. Quien desee perderse entre viejos libros y estanterías plagadas de antiguas rarezas deberá seguir la calle hasta el número 5 de Hortaleza. En su bajo comercial, Benito Verde Pérez Galdós (sobrino-nieto del célebre literato) regentó durante varias décadas su propia librería de viejo que hoy sigue funcionando. Sin duda, otros dos rincones de folios que siguen construyendo la historia de Madrid con tinta y, sobre todo, ahínco.